SENTIR

¿Cuantas veces te encontraste frente a una situación en la que no sabías como actuar? ¿Cuantas veces te quedaste paralizado dándole vueltas a tu cabeza, pensando y pensando?

Hoy te propongo HABITAR el SENTIR, nadar en las aguas de las sensaciones, bucear en tus sentires y registrar todo lo que está ocurriendo en tu cuerpo y en tus pensamientos, volver a este presente, sin resistirnos a lo que ya es.

Primero es fundamental hacer un escaneo corporal para percibir como te sentís, si existe alguna molestia o lo que pudiera venir hacia ti, estamos todos inmersos en una realidad plagada de incertidumbre y cómo estemos va a depender mucho cómo nosotros gestionemos el estrés, como nos relacionamos con eso que nos pasa, ya que los sucesos externos no los podemos modificar.

Si no bajamos la ansiedad del cuerpo es muy difícil que nuestra mente se acople y se relaje. Somos UNO y siempre sugiero antes de una buena meditación relajar el cuerpo con algunos ejercicios básicos como movimiento de cuello, hombros, muñecas, tobillos, estiramiento y rotación de columna sentados, como para tomar contacto más profundo con lo físico puro y empezar a percibir la energía que circula o está bloqueada en cada espacio.

Luego acompañá el proceso con unas 15 respiraciones nasales, lentas y profundas para ir bajando el ritmo cardíaco y oxigenar tu organismo.

En esta instancia ya vas a sentirte más conectado con tu ser, con tu corazón, con lo que realmente sentís profundamente, con lo que la vida te trae en este momento.

Confía y seguí tu parte más intuitiva, es tu parte más genuina, aunque a veces nos de miedo. Pero una vez que la transcendemos nos abrimos a VIVIR, no a sobrevivir. Poder estar aquí y ahora con la oportunidad de abrirnos en este momento a nuestro mundo interno que es enorme y maravillosamente rico.

¿Escuchaste verdaderamente alguna vez los latidos de tu corazón?

Sentate en un zafu de meditación o en tu mat de yoga bien erguido y disponé tu mano derecha sobre el corazón, cerrá los ojos y disfrutá del movimiento natural de tu pecho. Luego de un minuto con la otra mano realizá un chasquido con el dedo pulgar e índice al ritmo de tus latidos, es decir, reproducí tus latidos en la mano contraria.

Estarás 100% en contacto con tu ritmo, ese ritmo que hoy está presente en ti y que mañana puede cambiar, como todo en la vida. Disfrútalo HOY.

Disfruta del VIAJE

Namaste

Por Flor Rapisardi

WellnessConsultant

Bienestar Holístico / Prácticas para el manejo saludable del estrés & autocuidado



×

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Afiliarme