Día Mundial del Síndrome de Down.

En diciembre de 2011, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down.

Es una alteración genética, ocasionada por la presencia de un tercer cromosoma en el par 21 , con manifestaciones que van desde anomalías físicas características hasta retraso mental, de leve a moderado. Fue descripta en 1959 por el destacado investigador francés Jérôme Lejeune, padre de la genética moderna.

Con esta celebración, la Asamblea General quiere aumentar la conciencia pública de su valor personal y su contribución social y que la gente sepa que pueden crecer sanamente, estar escolarizados, hacer deportes, actividades artísticas, estudiar en la universidad, divertirse, trabajar y tener una vida social como cualquiera. Pero todo esto lo pueden lograr sólo si tienen una gran contención familiar y una sociedad abierta que los incluya, valore, y acepte tal como son.

Si bien la medicina ha logrado que las condiciones de vida sean cada vez mejores, todavía queda un largo camino por recorrer para que las personas con síndrome de Down sean aceptadas plenamente, ya que muchas veces sus derechos resultan vulnerados.

A pesar del nivel de información, y aunque cada vez en menor grado, se siguen generando casos de desigualdad y exclusión. De hecho, organizaciones que trabajan con personas con este síndrome, reciben diariamente denuncias por dificultades en el acceso a la educación u otros ámbitos.

Por ello, dichas instituciones bregan para que el Estado garantice la igualdad de las condiciones educativas para todos los estudiantes en las escuelas públicas y privadas, basándose en la diversidad y no en la homogeneidad.

Este año, la ONU promueve “Habilitar a las personas con síndrome de Down para que puedan expresarse, ser escuchados e influir en la política y la acción del gobierno, con el fin de que se integren plenamente en las comunidades”

Con el apoyo de la sociedad y suficientes oportunidades, las personas que presentan síndrome de Down pueden desarrollar su potencial, disfrutar de sus derechos humanos en un pie de igualdad con los demás y hacer una contribución importante a la sociedad.

Cada uno de nosotros desde su lugar debe promover que se creen condiciones que permitan una participación fructífera de las personas con síndrome de Down, ayudando a construir un mundo equitativo, que celebre la diversidad, exento de discriminación y con oportunidades para todos.



Ayudamedica
×

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?