Día Mundial de la Salud 2017

Depresión. Hablemos

La depresión es un desorden mental común que afecta a personas de todas las edades, de todas las profesiones, en todos los países. La pobreza, el desempleo, situaciones como la muerte de un ser querido o la ruptura de una relación, enfermedades físicas y problemas causados por el consumo de alcohol y drogas aumentan el riesgo de desarrollar una depresión. La depresión no tratada puede prevenir que las personas continúen con su trabajo o sigan participando en una vida familiar y comunitaria. El hablar con personas de confianza puede ser el primer paso hacia la recuperación de la depresión.

La meta principal de esta campaña por el Día Mundial de la Salud 2017 es que más personas que sufren depresión  busquen y reciban ayuda en todos los países de las Américas. En particular, se busca que:

  • El público general esté mejor informado sobre la depresión, sus causas y sus posibles consecuencias, incluyendo el suicidio, y sobre la ayuda que puede disponer para prevenir y tratar la enfermedad;
  • Las personas con depresión sin tratar busquen ayuda, así como que las familias, amigos y colegas de quienes padecen depresión puedan brindar su apoyo.

Factores de riesgo y prevención

La depresión es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Quienes han vivido por circunstancias vitales adversas (pérdida de un ser querido, desempleo, trauma psicológico) tienen más probabilidades de sufrir depresión.

Prevención

Está demostrado que los programas de prevención reducen la depresión. Entre las estrategias comunitarias eficaces para prevenirla se incluyen los programas escolares para promover un modelo de pensamiento positivo entre los niños y adolescentes.< Las intervenciones dirigidas a los padres de niños con problemas de conducta pueden reducir los síntomas depresivos de los padres y al mismo tiempo se mejoran los problemas conductuales. Los programas de ejercicio para los adultos mayores también pueden ser eficaces para prevenir la depresión.

Diagnóstico y tratamiento

Hay tratamientos eficaces para la depresión moderada y grave. Los profesionales de la salud pueden ofrecer tratamientos psicológicos, como la activación conductual, la terapia cognitiva conductual y la psicoterapia interpersonal, o medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y los antidepresivos tricíclicos. Los tratamientos psicosociales también son eficaces en los casos de depresión leve.



×

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?