Día internacional de la enfermedad celíaca

La  enfermedad celiaquía, es una intolerancia permanente al gluten que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, y que se caracteriza por una reacción inflamatoria, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de nutrientes. Este fenómeno produce el clásico cuadro de malabsorción.

El primer paso del diagnóstico de esta enfermedad, consiste en la consulta al médico, quien evaluará los síntomas y pedirá como primer estudio un análisis de sangre, específicamente, anticuerpos. Y el segundo paso, más allá  del resultado de sangre sea normal, consiste en realizar una biopsia de intestino delgado, la cual confirma el resultado.

El tratamiento se basa  en una dieta estricta y libre de gluten de por vida; esto quiere decir un plan de alimentación sin harinas de trigo, avena, cebada y centeno, además  de aquellos  productos que puedan contener la proteína, como son muchos de los alimentos industrializados.

Estos son los síntomas más frecuentes:

En la infancia: vómitos, diarrea, náuseas, anorexia, retraso en el crecimiento, irritabilidad, introversión, anemia, defectos en el esmalte dental y corta estatura.

En la adolescencia: anemia, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, estomatitis, dermatitis, cefaleas, retraso puberal y menarca tardía.

En la adultez: diarrea, irritabilidad, cambios del comportamiento apatía y depresión, disminución del apetito, pérdida de peso, anemia, osteoporosis, fracturas, estreñimiento, abortos, infertilidad, convulsiones, migrañas y miocardiopatías.

Durante muchos años, los celíacos han luchado para que la sociedad, los gobiernos y las industrias de alimentación sean conscientes de esta enfermedad que requiere una dieta y un estilo de vida especial. Algo que a menudo es difícil de llevar,  debido a las trabas que existen en torno a esta desconocida enfermedad.



Ayudamedica
×

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?