Contusiones

contusiones-hieloSe produce una contusión al haber un golpe, caída o cualquier impacto sobre la piel, pero sin llegar a romper su continuidad ni ocasionar heridas abiertas.  Los efectos de un golpe varían según la fuerza y energía aplicada dando lugar a una lesión superficial, como una equimosis, o lesiones sobre órganos y vísceras de mayor magnitud.

Las contusiones son frecuente motivo de atención para los sistemas de emergencia, por aumentar su incidencia con el inicio del ciclo escolar y como producto de actividades deportivas de común desarrollo en esta época del año.

¿Cuáles son las zonas del cuerpo más expuestas a contusiones?

-Cabeza:  Son golpes bastante comunes en los niños. En comparación con los adultos, los niños de 0 a 4 años tienen la cabeza más grande en relación al cuerpo, por lo que les es más difícil estabilizarse.  Además, la mayor parte de los muebles en los hogares se encuentra a esa altura, dando lugar a pequeñas colisiones. Aunque un golpe en la cabeza no se debe subestimar, la mayoría de las veces el golpe no acarrea ningún riesgo y sólo deja un “chichón” doloroso al tacto,  pero que desaparece al cabo de cuatro o cinco días.

-Rodillas:  El ser articulaciones prominentes y poco protegidas, las hace vulnerables, puesto que en una caída hacia delante son el punto de apoyo y reciben el impacto en forma directa.

-Manos:  En una caída frontal el primer acto reflejo es apoyar las manos para proteger la cara del golpe. Las articulaciones de la muñeca, el codo y el hombro actúan como amortiguadores y absorben el impacto, pero el contacto con el suelo lo hacen las manos.

Tipo de contusión y síntomas

Se pueden clasificar las contusiones atendiendo a la intensidad del impacto, y la gravedad va desde la rotura de pequeños vasos, hasta la lesión de órganos o tejidos internos. Cada tipo de contusión requerirá de una atención y conducta diferentes:

Contusiones leves:  El golpe causa la rotura de capilares y algunos vasos sanguíneos locales y superficiales;  en la piel aparece el típico color rojo violáceo a causa de la salida de la sangre fuera de los vasos sanguíneos. Hay dolor sobre todo al tacto, y conforme pasan los días la lesión va cambiando de color, pasando del rojo al amarillento y, finalmente, desaparece al cabo de cuatro o cinco días. Un ejemplo sería el típico golpe en la rodilla, que se pone morada pero no genera molestias.

Contusiones moderadas:  El impacto es más fuerte, y afecta a vasos mayores que al romperse provocan un acúmulo de sangre en la zona lesionada, causando así un hematoma.  Aparece dolor en la zona e hinchazón, con una coloración morada. Suele reabsorberse, aunque tarda algo más de tiempo en desaparecer que las leves. Los deportistas suelen sufrir contusiones de este tipo, generalmente causadas por caídas o colisiones con otros jugadores.

Contusiones graves:  Aunque el golpe no dañe ni rompa la superficie de la piel, lesiona los vasos de manera que la sangre deja de irrigar la zona, lo que provoca la necrosis (o muerte) de los tejidos. En este caso, la zona lesionada estará fría, inflamada y dura. Este tipo de golpes suelen ocasionar también fracturas y daños en órganos internos. Son la lesión más común de los accidentes de tránsito.

Qué hacer en caso de contusión

En caso de que se haya presenciado el golpe que origina la contusión, se puede evaluar aproximadamente la intensidad del impacto y ver en qué zona se ha producido. No es lo mismo un golpe en la rodilla, donde el hueso tiene poca protección de músculo y grasa y podría haberse dañado la articulación, que un golpe de igual intensidad en la zona del muslo, donde los tejidos son más flexibles y se reducen los daños considerablemente.

Todo esto ayudará a determinar la gravedad de la contusión, y de esta manera aplicar las medidas de primeros auxilios adecuadas:

  • Las contusiones mínimas y las leves no requieren una atención especial. El dolor no es intenso y desaparece con rapidez, aunque se puede aliviar aplicando frío local, como una toalla empapada en agua fría.
  • Las contusiones moderadas y graves se pueden tratar con las siguientes acciones:
    •   – Frío local: durante las primeras 24h el frío evita la inflamación y ayuda a reducir el dolor.
    •   – Reposo: evitar movimientos. Si la contusión está en alguna extremidad, mantenerla en alto ayudará a reducir la inflamación.
    •   – Si el accidentado siente mareos, malestar general, o la zona lesionada crepita y tiene posturas antinaturales, se debe sospechar de fractura o lesiones internas y acudir al médico. En caso de sospecha de fractura se puede inmovilizar la extremidad.
    •   – Cuando el hematoma es muy extenso, o se hayan producido muchos en distintas zonas del cuerpo, se debe consultar con un médico, ya que una posible complicación es la infección o la liberación de pequeños coágulos al flujo sanguíneo.
    •   – Si se ha producido una contusión en la cara o en la zona ocular, los signos serán muy alarmantes, puesto que el hematoma descenderá a las zonas de declive. No hay que alarmarse, y se aplican las mismas medidas. Si el impacto ha sido en el ojo se debe consultar al oftalmólogo para su correcta evaluación.
    • – Existen pomadas sin receta médica, cuyo principio activo es el ibuprofeno o el ácido acetil salicílico, que ayudan a disminuir.


×

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?