“Semana de Sensibilización de la Sal”

Nuestro organismo, a través de los riñones, puede eliminar hasta 5 gramos de sal por día. Si ingerimos más de esa cantidad, el sodio se acumula y produce retención de agua, lo cual incrementa el volumen de líquido circulante y eleva la presión arterial, además de dañar los riñones. Esto conlleva a un mayor riesgo de enfermedades crónicas, como la hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca y la enfermedad cerebrovascular.

La estimación del consumo de sal en Argentina es de 12 a 13 gramos por día por habitante (más del doble de lo que deberíamos consumir). El 60% de la sal que se consume proviene de los alimentos procesados (envasados, enlatados, congelados, panificados, snacks), y el resto es la sal que agregamos a las comidas.

Se estima que, disminuyendo solo 3 gramos de sal de la dieta de la población, se evitaría el 10% de la mortalidad por enfermedad cardiovascular y con la reducción de 1 gramo de sal del consumo diario de toda la población se evitarían unos 20.000 eventos cardiovasculares y cerebrovasculares por año y alrededor de 2.000 muertes.

Entonces, ¿cómo podemos reducir la cantidad de sodio que consumimos a diario?

  • Colar y enjuagar los alimentos enlatados
  • Reducir gradualmente la sal de las preparaciones, nuestro paladar se va a ir acostumbrando.
  • Condimentar con hierbas, especias, ajo y cítricos para agregar sabor a tus comidas.
  • Retirar el salero y los aderezos comerciales de la mesa.
  • Evitar el consumo diario de fiambres, salchichas y snacks para que los más chicos no generen el hábito de comer con tanta sal.
  • Revisar las etiquetas, buscando productos con menos sodio (Na).
  • Condimentar las ensaladas con aceite de oliva, canola, girasol alto oleico, limón y/o vinagre.
  • Preferir caldos y sopas caseros, o en su defecto, elegir aquellos reducidos en sodio.
  • Recordar que también hay alimentos y bebidas de sabor dulce que tienen mucho sodio, como las galletitas y las gaseosas.
  • Es muy importante que los bebés que comienzan a comer, reciban sus papillas sin agregado de sal, justamente para no formar el hábito de consumirla. Debemos aprender a disfrutar de los sabores naturales de los alimentos.

 

 



Ayudamedica
×

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?